La confianza no se puede fingir

La confianza en nosotros mismos y en el afuera es un aspecto que construimos internamente a partir de lo que nos contamos. 

Aquellas historias que repetimos desde pequeños acerca de cómo las cosas son, de nuestras posibilidades, de lo que deberíamos, de lo que podemos, de lo que nunca estará disponible para nosotros. 

Me genera mucho interés cuando alguien dice “me gustaría hacer tal cosa, PERO….”. Es un proceso tan interesante como posible desbloquear el deseo, como un anhelo de algo que no sucederá, para llegar a una elección consciente de algo que quiero que pase, que elijo, diseñando el camino a transitar para ocuparme de ello.

En lo primero, me quedo en un relato de algo que no pasará, sabiéndome sin la capacidad de concretarlo, apoyándome en excusas y quejas. En lo segundo, me hago cargo de lo que quiero, identifico mis posibilidades al respecto, busco ampliarlas, me apoyo en mis recursos y aprendizajes que necesito, me empodero y me muevo a la acción.

En ambos casos, se trata de lo que me cuento, de lo que opino sobre mi y mis posibilidades. Se trata del poder con el que vivo mis historias y la fuerza que conllevan una y otra.

Nuestras historias tienen #poder. A través de nuestra historia nos empoderamos. Lo que nos contamos hasta aquí no tiene porqué continuar en un futuro. Y podemos modificarlo tantas veces lo consideremos necesario.

.

Lo que nos contamos tiene PODER.

¿Qué historia te estás contando? ¿Qué posibilidades te abren a futuro?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *