Viví tus experiencias sin compararte

▪ el proceso es propio e intransferible ▪ 

Recetas ajenas pueden servir de inspiración pero no nos sirve compararnos.

Una de las mayores fuentes de sufrimiento construido es compararnos con otro. 

Si partimos de la base de que todos somos diferentes y únicos, para qué hacerlo. Nuestro camino será diferente y único.

Lo que nos contamos como conclusión de las comparaciones que hacemos, la manera en que nos juzgamos, determina lo que pensamos sobre nosotros mismos, nuestra #autoestima y nuestras posibilidades.

Buscar ser igual a otro sólo nos aleja de quienes somos y de la especial contribución que vinimos a dar.

Cada uno tiene su propio ritmo para su proceso personal y aprender a respetarlo es sano y gentil para con nosotros mismos.

Abrazando nuestra singularidad es como podemos avanzar. Respetando y honrando nuestro propio camino. 

Es fácil caer en la comparación, es lo aprendido y lo habitual, pero ahora que lo vemos, para qué seguir repitiendo un patrón que no nos suma ni nos fortalece.

En vez de compararnos con otros, que la experiencia ajena nos sirva de inspiración🌝. Caminante no hay camino, se hace camino al andar…🙌

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *